Addthis IMFE

La pobreza infantil

Pobreza infantil en Málaga

A propósito del “Día internacional de los derechos del Niño y la Niña” desde el Observatorio Municipal para la Inclusión Social señalamos algunas acotaciones sobre Pobreza infantil, con el objetivo de aportar elementos para análisis de esta realidad social.

Cuando hablamos de pobreza infantil estamos hablando de Pobreza de las familias. Las causas de la pobreza infantil están estrechamente relacionadas con las causas de la pobreza en general. Los riesgos para la infancia se valoran conforme a los ingresos o carencias materiales del conjunto del hogar al que pertenecen.

La pobreza infantil no puede verse de una forma aislada porque nos lleva a acciones parciales que no transforman la realidad. Si en los diferentes estudios y análisis ponemos el énfasis en la población infantil en situación de pobreza es por la especial importancia que tiene este proceso para niños y niñas, ahora y en la edad adulta:

Cuando hablamos de pobreza infantil estamos hablando de Pobreza de las familias. Las causas de la pobreza infantil están estrechamente relacionadas con las causas de la pobreza en general. Los riesgos para la infancia se valoran conforme a los ingresos o carencias materiales del conjunto del hogar al que pertenecen.

La pobreza infantil no puede verse de una forma aislada porque nos lleva a acciones parciales que no transforman la realidad. Si en los diferentes estudios y análisis ponemos el énfasis en la población infantil en situación de pobreza es por la especial importancia que tiene este proceso para niños y niñas, ahora y en la edad adulta:

  1. Por su dimensión:

En la Recomendación de la Comisión Europea[1] se reconoce que:

“Los niños corren mayor riesgo de pobreza o exclusión social que la población en general en la gran mayoría de los países de la UE”.

La Tasa de riesgo de pobreza infantil es mucho mayor que la Tasa de la población total y así lo reflejan los datos oficiales para España y Andalucía. En la tabla siguiente se recogen los últimos datos oficiales, recogidos en la Encuesta de Condiciones de Vida 2016, publicada en abril de 2017 por el INE y el Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía. En los resultados de ambas encuestas se publica por segundo año consecutivo la Tasa de riesgo de pobreza para la población menor de 18 años.

Tasa de Riesgo de pobreza y/o exclusión social y de sus componentes por edad, año 2016.

Porcentaje de la población total.

2016

Tasa de riesgo de pobreza o exclusión social (indicador AROPE)

En riesgo de pobreza (renta año anterior a la entrevista)

Con carencia material severa

Viviendo en hogares con baja intensidad en el trabajo (de 0 a 59 años)

 

Nacional

Andalucía

Nacional

Andalucía

Nacional

Andalucía

Nacional

Andalucía

Total

27,9

41,7

22,3

35,4

5,8

7,1

14,9

23,5

Menores de 16 años

31,7

45,4

28,9

43,1

6,8

9,2

11,1

15,8

Menos de 18 años

32,9

46,9

29,7

44,3

7,1

9,0

11,6

17,7

De 18 a 64 años

30,4

45,6

22,9

36,8

6,4

7,6

15,9

25,4

65 y más años

14,4

20,2

13,0

19,2

2,5

2,9

..

 

Fuentes: Estudio de condiciones de vida 2016. Instituto Nacional de Estadística e Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía. Umbral de riesgo de pobreza de España.

En la tabla se puede apreciar como en Andalucía la Tasa de riesgo de pobreza infantil supera la Tasa para toda la población y dobla con creces la de la población mayor de 64 años, también se puede ver como el 9% de las personas menores de 18 años vive en hogares con carencia material severa y como casi el 18% vive en hogares en los que sus miembros en edad de trabajar no trabajan o lo hicieron menos del 20% del total de su potencial de trabajo durante el año de referencia.

Sucede igual en todos los países de la OCDE, el riesgo de caer en la pobreza era mayor para los ancianos, pero desde la década de 1980, el riesgo amenaza principalmente a la infancia y la juventud.

  1. Por sus características:

Todos los niños y las niñas son titulares de derechos específicos, reconocidos en la Convención sobre los Derechos del Niño de Naciones Unidas[2] y en la Constitución Española.

La situación de pobreza infantil supone que la falta de recursos económicos del núcleo familiar se materialice en obstáculos e impedimentos para que los niños y las niñas puedan ejercer y disfrutar plenamente de sus derechos. Las autoridades deben garantizar que se cumplan plenamente estos derechos, protegiéndoles así frente a la pobreza.

  1. Por las consecuencias:

También en la Recomendación citada de la Comisión Europea se reconoce que:

“… los niños que crecen en la pobreza o la exclusión social tienen menos posibilidades que sus coetáneos más favorecidos de tener buen rendimiento escolar, disfrutar de buena salud y aprovechar todo su potencial en fases posteriores de su vida.”

Las consecuencias de experimentar pobreza durante la infancia tienden a persistir a lo largo de la vida del individuo y tener continuidad en generaciones futuras, en la medida que uno de los factores que pueden influir en el grado de pobreza de las personas son las situaciones de pobreza vividas en la infancia. La pobreza y la exclusión se heredan.

  1. Por la rentabilidad social de la inversión destinada a Políticas de infancia:

Los recursos asignados a niños y niñas hoy traerán beneficios para toda la sociedad, ahora y en el futuro. Evitar que se transmitan las desventajas entre generaciones es una inversión crucial para el país y presenta beneficios a largo plazo para la infancia, la economía y la sociedad en su conjunto.

Corregir las desventajas en los primeros años de vida es una forma importante de redoblar esfuerzos para abordar la pobreza y la exclusión social en general.

“[No] proteger a los niños de la pobreza es uno de los errores más costosos que puede cometer una sociedad. Son los propios niños quienes asumen el mayor de todos los costos, pero también sus países deben pagar un muy alto precio por su error: menor nivel de competencias y productividad, menor nivel de logros en materia de salud y educación, mayor probabilidad de desempleo y dependencia de la seguridad social, mayor costo de los sistemas de protección judicial y social, y pérdida de cohesión social. Por tanto, salvo en un enfoque de muy corto plazo, los argumentos económicos sustentan la protección de los niños contra la pobreza.”[3]

Para acercarnos a la realidad social de la población infantil de Málaga se puede consultar el Estudio de Pobreza Infantil en Málaga publicado por el Observatorio en 2016 ya que sus resultados y conclusiones no difieren de la realidad actual, como confirman estudios posteriores de diversas ONGs.



[1] Recomendación de la Comisión Europea de 20 de febrero de 2013 “Invertir en la infancia: romper el ciclo de las desventajas” (2013/112/ue).

[2] Fue adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en su Resolución 44/25, de 20 de noviembre de 1989 y ratificada por España el 30 de noviembre de 1990 (BOE 313, de 31 de diciembre de 1990).

[3] Centro de Investigaciones Innocenti. UNICEF.